Publisher Theme
I’m a gamer, always have been.

Maison Ikkoku Edición Coleccionista Volumen 1 – Revisión

0

Pocos artistas de manga han tenido una influencia tan fuerte en la evolución del anime occidental y el fandom de manga como Rumiko Takahashi. Ranma ½ fue el título insignia de Viz durante años, e Inuyasha se convirtió en un éxito cruzado cuando se emitió en Adult Swim. Urusei Yatsura fue publicado en inglés como resultado de una campaña de admiradores. Sus historias nos han llegado en disquetes de un solo capítulo y volúmenes encuadernados, volteados y sin voltear, con capítulos omitidos y luego restaurados. He leído y amado a la mayoría de ellos, pero ninguno tanto como Maison Ikkoku, su segunda serie de larga duración y el romance más directo y directo de su obra.

Maison Ikkoku cuenta la historia de Yusaku Godai, un desafortunado ronin acosado por la desgracia que, parece creer, no tiene la culpa de crear. Cuando conoce al nuevo gerente de su edificio de apartamentos, se siente instantáneamente fascinado, pero Kyoko parece preocupado. Durante los primeros capítulos, Takahashi retira lentamente las capas sobre cuál puede ser el trato de Kyoko, hasta que revela que es una viuda.

Como la mayoría de los romances, desde el principio está claro quién es la pareja principal y, al final de la historia, se enamorarán; lo que no está claro es exactamente cómo sucederá eso. Sí, Maison Ikkoku es una de esas historias de amor donde los personajes principales toman volúmenes y volúmenes para encontrar el camino el uno al otro. Sin embargo, esta es una de las pocas series en las que no me importa, porque en el primer volumen, está claro que ninguno de los dos está listo para la relación.

Godai en particular se encuentra mal, al menos durante los primeros capítulos. Se parece un poco más a Ataru Moroboshi, su compañero y desafortunado protagonista de Takahashi de Urusei Yatsura. Su juicio se escapa instantáneamente por la ventana en el momento en que ve a una chica bonita, y no entiende por qué Kyoko se enoja tanto con él cuando le agarra el pecho. Es una mala apariencia, falta de respeto que va más allá de la simple inmadurez y lo hace increíblemente desagradable. Después de unos pocos capítulos, sus avances se centran más en él tratando de poner su brazo alrededor de su hombro en lugar de agresión sexual. Si bien todavía tiene diecinueve años con un juicio terrible y, a menudo, el arquitecto de su propia desaparición, se vuelve mucho más fácil de alentar.
No se deje engañar al pensar que este es un caso simple de "el adolescente debe aprender a ser un hombre para ser digno de una mujer". Kyoko también es joven, y una canasta de problemas ella misma. Todavía está de luto por su esposo Soichiro, quien murió solo seis meses después de su matrimonio, y Maison Ikkoku es una de las mejores representaciones de la naturaleza lenta y desordenada del proceso de duelo. Tampoco se define por su relación con los hombres, y tiene una personalidad e intereses propios. A medida que se desarrolla el volumen de doble longitud, Kyoko pasa de ser un simple objeto para que Godai se adhiera, a una viuda de luto, a un individuo complejo lleno de defectos y fuerzas.

Takahashi tiene un don para las comedias de conjunto, y esto no es una excepción. Si bien Godai y Kyoko son bastante interesantes por derecho propio, los otros residentes de Ikkoku son considerablemente más coloridos, si se simplifican. Desafortunadamente, Yotsuya es una presencia espeluznante, y las bromas sobre él irrumpiendo en la habitación de Godai para mirar a Akemi a través de un agujero en la pared de su armario han envejecido particularmente mal. Es un crimen sexual y una violación de su privacidad, pero es tratado como un loco loco. La mayor parte de la personalidad de Akemi se reduce a que está borracha, grosera y prácticamente desnuda. La Sra. Ichinose y su hijo Kentaro están más arraigados que los demás, y la naturaleza chismosa de la Sra. Ichinose sirve principalmente como catalizador para los chismes y malentendidos que a menudo impulsan la acción.

Probablemente el personaje secundario más interesante es Shun Mitaka, el guapo entrenador de tenis que también compite por el afecto de Kyoko. Es más que un simple rival; Es un papel perfecto para Godai. Mientras que Godai es joven, quebrado, irremediablemente incómodo y constantemente cava su propia tumba, Mitaka es mayor, guapo, atlético y encantador. Es autónomo y lo suficientemente rico como para comprar un automóvil, mientras que Godai tuvo problemas para ingresar a una universidad de segunda categoría y ni siquiera puede pagar una bicicleta nueva. Es la imagen perfecta de la virilidad, mientras que Godai es … no.

El arte de Takahashi está fechado según los estándares de hoy, después de todo, estos capítulos se publicaron por primera vez a principios de los años 80, pero aún hoy se mantienen bien. Sus diseños son simples, pero expresivos, y tiene un ojo notable para la cantidad de detalles visuales que debe incluir en cada panel. La configuración suburbana de Tokio le da al escenario una sensación intemporal donde colocarlo en un espacio urbano más distintivo mostraría su edad. El Ikkoku es prácticamente un personaje en sí mismo: se desmorona y está en decadencia, lo que requiere un mantenimiento suficiente para mantener ocupado a Kyoko, con su icónica torre del reloj.

Esta edición marca la tercera vez que Viz publica Maison Ikkoku, esta vez con una traducción completamente nueva de Matt Treyvaud. Su antigua traducción de Gerard Jones fue en gran medida un producto de los años 90, omitiendo capítulos que se consideraron demasiado "japoneses" para que el público estadounidense los entendiera, y con un guión que era contundente, pero no súper fiel. A lo largo de los años, a medida que los fanáticos se volvieron más alfabetizados culturalmente, tales elecciones editoriales cambiaron hacia traducciones más literales, pero a menudo más rígidas, con notas de traducción en lugar de referencias cambiantes. Aquí, Treyvaud encuentra un buen equilibrio entre los dos: fiel al original, pero todavía en inglés de lectura natural con juegos de palabras inteligentes. También carece del equipaje de estar conectado a un hombre en prisión por posesión de pornografía infantil.

Durante mucho tiempo he considerado a Maison Ikkoku como una de las mejores historias de amor de todos los tiempos, pero es mucho más que eso. Es un romance, una comedia, una historia de mayoría de edad, una historia de pérdida y recuperación. Aquí, Kyoko y Godai están al comienzo de sus viajes, dos personas se encuentran mucho antes de convertirse en lo que necesitan para ser el uno para el otro. Son profundamente defectuosos y complicados pero, gracias a la magistral escritura y el arte de Takahashi, siguen siendo adorables. Incluso cuarenta años después de la publicación de su primer capítulo y un océano alejado de sus orígenes, Maison Ikkoku es atemporal y universal. No te pierdas esto.

¡Asegúrese de no perderse ninguna noticia importante relacionada a Anime ! Siga nuestro feed de noticias de la forma que prefieras; a través de Twitter, Facebook, Telegram, RSS o correo electrónico (desplácese hacia abajo hasta la parte inferior de esta página para suscribirse).

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: